Sin PASO y con el peronismo fragmentado, Chaco elige gobernador

0
3
Jorge Capitanich y Carim Peche
Jorge Capitanich y Carim Peche

Unos 950.000 chaqueños elegirán este domingo gobernador y vice y 16 de los 32 diputados de la Legislatura provincial. Además, se votarán cargos ejecutivos y legislativos en 60 intendencias, aunque las de mayor tamaño desdoblaron sus elecciones para noviembre. Por mandato constitucional, las elecciones generales provinciales no pueden ser concurrentes con las nacionales.

Desde el retorno de la democracia, Chaco mostró una fuerte tendencia bipartidista, con alianzas estructuradas por la Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista concentrando la mayor parte de los votos y gobernando durante la mayoría del período (con la excepción de la experiencia de Acción Chaqueña entre 1991 y 1995). La oferta electoral no suele ser compleja, ordenándose entre una alianza peronista, una radical y una de la izquierda. Sin embargo, en estas elecciones se presentaron diez fórmulas para ocupar el Sillón de Obligado. Esto se debe a la decisión de la Legislatura provincial de suspender las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) por dos años por razones presupuestarias. A esto se suman dos innovaciones. En primer lugar, en octubre de 2018 se aprobó la ley provincial de paridad para cargos electorales, por lo que las listas a diputados intercalan candidatos y candidatas en sus conformaciones. En seis de las quince listas que compiten es una mujer la que las encabeza. En segundo lugar, se amplió la cantidad de municipios en los que se votará con boleta electrónica, experiencia que se inició con las principales 3 ciudades en las legislativas de 2017. Ahora serán quince los municipios con esa modalidad. El Tribunal Electoral puso a disposición un simulador para capacitar a los votantes.

En el peronismo hubo disputas internas para la definición de las candidaturas. El principal enfrentamiento fue entre Domingo Peppo, actual gobernador que buscaba ser reelecto, y Jorge Capitanich, ex gobernador entre 2007 y 2015 y actual intendente de la capital, Resistencia. Luego de peleas mediáticas y judiciales, acordaron que el ganador de la candidatura a senador nacional en las PASO de agosto sería también quien liderara la fórmula del justicialismo. Capitanich obtuvo el 75% de los votos que fueron para el Frente de Todos. En consecuencia, Peppo retrajo sus aspiraciones. Sin embargo, Eduardo Aguilar, actual senador nacional y ex ministro de economía provincial bajo la gestión de Capitanich, reemplazó al actual mandatario y compite con Capitanich bajo el Frente Chaco Avanza. A estos dos candidatos se suma Juan Bacileff Ivanoff, ex vicegobernador de Capitanich, que encabeza la fórmula del Frente Integrador. A pesar de las grandes probabilidades que tiene Capitanich de ser electo, esta elección constata una tendencia que se observó en las legislativas de 2017: una fractura entre el peronismo tradicional chaqueño y el más vinculado al kirchnerismo.

Por su parte, el principal competidor de Capitanich es Carim Peche, histórico dirigente radical, diputado provincial y dos veces intendente de la segunda localidad más importante de la provincia, Sáenz Peña. El radicalismo apostó a la fractura del peronismo, al punto de presentar un amparo judicial para adelantar las elecciones a septiembre y evitar la resolución de las disputas internas del PJ. La medida, sin embargo, no fue exitosa. A diferencia de Aída Ayala, diputada nacional por Cambiemos y líder de los buenos resultados electorales durante las legislativas de 2017, Carim Peche no está tan asociado a la gestión nacional de Cambiemos, lo que lo habilita a estructurar su campaña en la dimensión puramente local.

La izquierda también se presenta fracturada. Tres fórmulas compiten bajo las agrupaciones del Partido del Obrero, Consenso Federal y Proyecto Sur. También se presentan candidatos de dos movimientos sociales piqueteros. La oferta electoral ejecutiva se completa con el candidato de Acción Chaqueña, Raúl Pacheco, cuya plataforma se movió a la derecha desde las últimas elecciones provinciales.

Además de las listas a diputados provinciales que acompañan estas fórmulas, se suman otras cuatro boletas cortas. Estas listas compiten por 16 bancas en juego en la Legislatura, de las cuales el justicialismo renueva ocho; la UCR, seis; y el PRO, solo una (su candidato va con la lista de Peche).

En definitiva, la suspensión de un mecanismo ordenador como las PASO y las fracturas dentro del PJ provincial multiplicaron la oferta electoral local de una forma inusitada para el típico bipartidismo chaqueño.

El autor es investigador del Observatorio Electoral Argentino (OEAR) de CIPPEC