El accidentado viaje de un crucero en Europa que terminó con una revuelta a bordo: «La gente simplemente explotó”

0
4

Los poco más de 2.000 pasajeros de un lujoso viaje en crucero por mares europeos se rebelaron a principios de esta semana después de que la situación se complicara a bordo con cambios de ruta de última hora y una serie de inconvenientes que llevó a los clientes a pedir un reembolso total.

La travesía, anunciada por la compañía estadounidense Norwegian Cruise Line como un crucero a través de los “fiordos místicos” de Noruega, comenzó el pasado 27 de septiembre, cuando el Norwegian Spirit zarpó de Southampton, en Inglaterra.

La situación, de acuerdo con los propios testimonios de los viajeros, comenzó a empeorar rápidamente. A pesar de que se esperaban escalas en puertos de Francia, Países Bajos, Noruega e Islandia, a partir del segundo día el barco, el barco fue forzado a cambiar su ruta, obligando los pasajeros a pasar varios días más en altamar.

El Norwegian Spirit, la embarcación que tuvo un "viaje maldito" (Foto: Especial)
El Norwegian Spirit, la embarcación que tuvo un «viaje maldito» (Foto: Especial)

Pero la gota que hizo rebalsar el vaso ocurrió este lunes, cuando los pasajeros se enteraron que la llegada a Islandia, la principal atracción, se había cancelado.

Enojados e incómodos, los turistas se prepararon para volver a Escocia, otro de los destinos del viaje. Sin embargo, cuando ya tenían preparadas sus pertenencias y maletas, se anunció que, debido al mal clima, no podrían llegar al puerto.

Entonces a bordo estalló la furia y la rebelión.

“En ese momento comenzaron los disturbios en el barco”, declaró al Washington Post Cody McNutt, originario de la ciudad de Denver, en Colorado. “El alboroto fue instantáneo. La tensión ya era palpable y la gente simplemente explotó”, agregó su novia, Katasha Jones.

Los pasajeros se manifestaron al interior del navío debido al constante cambio de planes (Foto: Especial)
Los pasajeros se manifestaron al interior del navío debido al constante cambio de planes (Foto: Especial)

La gente comenzó a entonar gritos pidiendo el reembolso del viaje. Los pasajeros se organizaron: comenzaron a elaborar pancartas y calificaron de “mentirosos” a los miembros de la tripulación. En otro momento de furia, abuchearon al capitán de la embarcación, que tuvo que retirarse del lobby debido a las protestas.

Algunos comenzaron a pedir que el crucero regresara a Londres y diera por finalizado el viaje, esperando que la empresa les reembolsara el dinero por el “viaje hacia el infierno” que muchos describieron en las redes sociales y en diferentes medios locales.

No obstante, de acuerdo con el relato de Jones, “nadie fue violento”. “Creo que la gente fue tan respetuosa como se puede ser cuando estás enojada«, dijo. “Hay un momento en el que no puedes culpar a la gente de eso, a veces simplemente pierdes la razón», completó.

Los usuarios incluso encararon a los miembros de la tripulación (Foto: Especial)
Los usuarios incluso encararon a los miembros de la tripulación (Foto: Especial)

Los usuarios reportaron también que el personal del crucero le pidió a los pasajeros que se dirigieran al departamento de servicios dentro del navío, y antes las reiteradas quejas, que llamaran directamente a la sede de la empresa, ubicada en Miami.

“Un reembolso estaría bien, pero lo que estaría mejor es que el CEO (líder de la empresa) o alguien se disculpara por todo lo que pasamos”, pidió McNutt.

En efecto, la empresa contestó a los turistas con un comunicado que fue repartido en barco y que se filtró rápidamente en la prensa. “Entendemos lo desalentador que debe ser que no podamos acceder a los puertos a los que nuestros clientes deseaban llegar”, aseguró Norwegian Cruise Line.

Los pasajeros reportaron que incluso tuvieron que consumir comida rancia (Foto: Especial)
Los pasajeros reportaron que incluso tuvieron que consumir comida rancia (Foto: Especial)

“Sin embargo, les pedimos su paciencia, cooperación y comprensión que las severas condiciones del clima son un acto de dios y no podemos controlarlos, ni influenciarlos ni remediarlos”, se excusó. “Nuestro objetivo es mostrar los bellos destinos que nuestros cruceros pueden visitar y darles a nuestros clientes una experiencia a bordo que no se puede comparar con ninguna”, añadió el comunicado.

Sin embargo, la empresa no dio en ningún momento explicaciones ni soluciones. En otro comunicado, de una fecha anterior, ofreció como recompensa por los inconvenientes un 25% de descuento en viajes futuros “para demostrar nuestra gratitud”.

“Fue algo que provocó más enojo”, explicaron los turistas. A bordo, la situación se volvió tan grave por los retrasos que algunos baños dejaron de funcionar y los pasajeros tuvieron que consumir comida pasada o rancia, ya que no había más reservas.

A pesar de las protestas, la gente nunca se mostró violenta, de acuerdo con los testimonios (Foto: Especial)
A pesar de las protestas, la gente nunca se mostró violenta, de acuerdo con los testimonios (Foto: Especial)

El viaje, en teoría, deberá finalizar el viernes en donde empezó: Southampton. Sin embargo, algunas personas decidieron descender definitivamente en Belfast, Irlanda, donde tomaron un tren a Dublín y comenzaron ahí su viaje de regreso a sus respectivos hogares.

Para el resto, el viaje ideal que planeaban simplemente se convirtió en el peor de sus vidas. Otros, no quisieron descender antes y finalizarán el viaje a bordo del Norwegian Spirit.

Tras el revuelo, la empresa volvió a defenderse afirmando que, durante la temporada de huracanes, es normal que los planes cambien y que la tripulación y los capitanes tienen la obligación de proteger la seguridad de sus clientes por encima que cualquier otra cosa.

Seguir leyendo:

Habló la familia de la bebé que cayó desde el piso 11 de un crucero en Puerto Rico: acusaron al barco de negligencia

Pánico en Venecia: un crucero descontrolado embistió contra un buque de turistas y dejó al menos cuatro heridos