Conoce a ‘Mindar’, el sacerdote robot que predica el budismo en Japón

0
4
Con 1.80 metros de altura y 31 kilos de peso, “Mindar” predica dentro del templo Kodaiji, un recinto con más de 400 años de antigüedad (Foto: AP)
Con 1.80 metros de altura y 31 kilos de peso, “Mindar” predica dentro del templo Kodaiji, un recinto con más de 400 años de antigüedad (Foto: AP)

A medida que el interés por la religión disminuye en todo el mundo, y el secularismo aumenta, los líderes religiosos han comenzado a buscar nuevas formas de difundir su mensaje y conectarse con fieles potenciales.

En los Estados Unidos, algunas iglesias tienen códigos de vestimenta relajados; renovaron los espacios de adoración y elaboraron sermones que ponen menos énfasis en el pecado, al tiempo que adoptan aplicaciones como Instagram y remodelan la fe como una marca de estilo de vida.

En Japón, donde las bajas tasas de fertilidad y el envejecimiento de la población están reduciendo la afiliación religiosa, los sacerdotes budistas han estado advirtiendo durante más de una década que su antigua tradición está en peligro de extinción, de acuerdo con The Washington Post.

Para revertir lo anterior, un templo en Kioto ha ingeniado una nueva estrategia para conectarse con las masas. Se trata de una mezcla innovadora de sabiduría antigua y tecnología futurista.

Su nombre es «Mindar«, un sacerdote robótico andrógino -elaborado en su mayoría de aluminio- que es capaz de dar sermones que sirvan para estimular el interés en las enseñanzas budistas, según explicaron los diseñadores de la máquina.

Con 1.80 metros de altura y 31 kilos de peso, «Mindar» predica dentro del templo Kodaiji, un recinto con más de 400 años de antigüedad.

Aunque el robot predica, no está programado para conversar con los fieles, aunque sus sermones se traducen al inglés y al chino en un proyector cercano, explicaron los creadores.

La máquina no está equipada con algoritmos de aprendizaje automático, pero los diseñadores del robot dijeron que podría llegar un día en que la inteligencia artificial le otorgue al robot cierta medida de autonomía, agregando una nueva dimensión extraña a la forma en que se entregan los mensajes religiosos.

Se trata de una mezcla innovadora de sabiduría antigua y tecnología futurista (Foto: AP)
Se trata de una mezcla innovadora de sabiduría antigua y tecnología futurista (Foto: AP)

«Si una imagen de Buda habla, las enseñanzas del budismo probablemente serán más fáciles de entender«, dijo Tensho Goto, el mayordomo principal del templo en el Barrio Higashiyama de Kioto, durante una reciente conferencia de prensa, según el Japan Times. «Queremos que mucha gente venga a ver (al robot) y a pensar sobre la esencia del budismo«.

El robot fue creado por un equipo dirigido por Hiroshi Ishiguro, un reconocido robotista y profesor de robótica inteligente de la Universidad de Osaka.

Kohei Ogawa, un profesor asociado de la Universidad de Osaka que ayudó a diseñar «Mindar», dijo que el objetivo de los investigadores era rediseñar una estatua budista utilizando tecnología moderna de robótica.

El resultado fue una colaboración de USD 1 millón entre el templo y la Universidad de Osaka, en la cual los investigadores decidieron que «Mindar» debería canalizar a Kannon Bodhisattva, la deidad budista de la misericordia.

El robot fue creado por un equipo dirigido por Hiroshi Ishiguro, un reconocido robotista y profesor de robótica inteligente de la Universidad de Osaka (Foto: Especial)
El robot fue creado por un equipo dirigido por Hiroshi Ishiguro, un reconocido robotista y profesor de robótica inteligente de la Universidad de Osaka (Foto: Especial)

Según la agencia France Presse, la máquina puede mover su torso, brazos y cabeza, la cual está cubierta con una silicona pastosa que se asemeja a la piel humana.

Con cables y luces parpadeantes que se derraman desde la parte superior de su cráneo, «Mindar» se parece un poco a un villano de Terminator o al androide del video «All is full of love» de Bjork.

Además de esta estética potencialmente inquietante, el ojo izquierdo del robot incluye una pequeña cámara de video, informó AFP. El artículo señaló que las palabras de «Mindar» están llenas de advertencias ominosas extraídas de las enseñanzas budistas.

«Te aferras a una sensación de ego egoísta«, dice la máquina con una voz que parece pertenecer a una mujer o un niño. «Los deseos mundanos no son otra cosa que una mente perdida en el mar«.

Mindar planea revolucionar la forma en que se transmiten las enseñanzas budistas (Foto: Especial)
Mindar planea revolucionar la forma en que se transmiten las enseñanzas budistas (Foto: Especial)

En su forma actual, dijo Ogawa, «Mindar» representa una innovación única en términos de transmisión de información religiosa, y no una máquina de inteligencia artificial. Pero explicó que ya hay planes para que el robot evolucione, lo que plantea preguntas importantes para los investigadores y los monjes.

«El siguiente paso es crear una función autónoma«, dijo Ogawa. «Vamos a abordar cuestiones más fundamentales, como, ¿qué sucede si una estatua budista comienza a hablar?«

«Mindar» no es el único robot relacionado con el budismo en Japón. Desde hace varios años, un robot humanoide con ojos de ciervo llamado «Pepper (Pimienta)» ha estado disponible en los funerales japoneses, donde canta sutras y toca un tambor en la tradición de un sacerdote budista, según World-Wide Religious News.

Las reacciones de los fieles a «Mindar» varían; algunos informaron en una encuesta reciente que la máquina irradiaba una calidez inesperada y enseñanzas fáciles de seguir, pero otros insistieron en que el robot se sentía demasiado artificial, por no decir espeluznante, según AFP.

Algunos insistieron en que el robot se sentía demasiado artificial (Foto: Especial)
Algunos insistieron en que el robot se sentía demasiado artificial (Foto: Especial)

El sacerdote Tensho Goto le dijo a Washington Post que las reacciones de las personas parecen estar influenciadas por sus antecedentes culturales, y que los visitantes occidentales están más perturbados por el robot que los adoradores japoneses, que provienen de una cultura que ha acogido de forma distinta a los robots.

«Podría ser la influencia de la Biblia, pero los occidentales han comparado la máquina con el monstruo de Frankenstein«, dijo Goto.

Goto añadió que la deidad budista en la que se basa la máquina no se limita a una sola forma, lo que significa que una máquina artificialmente inteligente puede ser tan capaz como cualquier cosa de transmitir mensajes sobre el camino del Buda. Y a diferencia de un sacerdote humano que existe dentro del recipiente no permanente que es la forma humana, Mindar tiene una clara ventaja.

«Este robot nunca morirá, simplemente seguirá actualizándose y evolucionando«, dijo Goto a AFP.

«Esa es la belleza de un robot. Puede almacenar conocimiento para siempre y sin límites«.

«Con la IA, esperamos que crezca en sabiduría para ayudar a las personas a superar incluso los problemas más difíciles»

«Está revolucionando el budismo«, concluyó.