Masacre mafiosa en Santa Fe: tres amigos compartían una cena y fueron ejecutados con tiros en la cabeza

0
3

La  noche del miércoles en el barrio Guadalupe Oeste, de la ciudad de Santa Fe, se vio abruptamente interrumpida luego del brutal crimen de tres hombres mientras compartían una cena en la casa de otro amigo: cada una de las víctimas fue ejecutada con un tiro en la cabeza.

Por la forma en la que fueron asesinados y los elementos encontrados en la escena, la principal sospecha que maneja la fiscal Ana Laura Giori es que se trató de un ajuste mafioso aparentemente vinculado a la venta de drogas.

Todo ocurrió en una pequeña vivienda ubicada en el pasillo Ignacio Risso al 1600 poco después de las 23 horas. Allí estaban Pablo Lezcano (40), Darío Ibáñez, (47) y Luis Martín (60), quienes fueron sorprendidos justo en el momento en que el dueño de la casa, un hombre de 47 años, salió a comprar algo en el kiosco. Según trascendió, era cuñado de una de las víctimas.

En la casa, la policía halló una cantidad -aún no determinada- de cocaína líquida y una balanza de precisión. Por esta razón se le dio intervención a la Justicia Federal, con jurisdicción sobre asuntos concernientes al narcotráfico. Además, se denunció que el lugar era utilizado para la venta de drogas.

Hay un demorado por el crimen. Es el dueño de la casa y quien encontró los cuerpos. Según declaró, la masacre ocurrió durante los diez minutos que salió para ir al kiosco. Con lo que dijo, la funcionaria judicial ordenó que le practicaran una Microscopía Electrónica de Barrido (MEB) para corroborar si el hombre disparó un arma.

“Hubo al menos seis disparos y los tres cuerpos estaban en diferentes lugares de la vivienda. Tengo entendido que se encontró algún tipo de estupefaciente, pero no puedo especificar qué sustancia ni cuánto peso. Por eso se le dio intervención a la Justicia Federal. En el lugar no se encontraron armas pero se recolectaron materiales que pueden servir para la reconstrucción de los hechos“, explicó la fiscal en diálogo con medios locales.

Uno de los hombres fue encontrado a pocos metros de la vivienda, el otro en un dormitorio y el tercero en el baño

Giori adelantó que se está tratando de determinar si el hombre tuvo algún grado de participación. También indicó que ordenó que se revisen las cámaras de seguridad de toda la zona, que se le tome testimonio a los vecinos y que se lleven a cabo patrullajes y rastrillajes en los barrios aledaños a la casa.

Según reseña el diario La Capital, dos las víctimas tenían antecedentes pesados. Ibáñez, apodado “Pajarito tonto”, purgó dos condenas por homicidio: una a ocho años de prisión que terminó de pagar en 2004 por un crimen cometido el 20 de mayo de 1996 y otra por un asesinato ocurrido el 13 de agosto de 2000 por el que fue sentenciado a diez años de prisión, que unificada le quedó en 17 años y 8 meses. Desde agosto 2014 estaba en libertad asistida.

Martín, por su parte, estuvo cuatro años en prisión por infracción a la ley de drogas —la 23.737— en el partido de San Martín. En agosto de 2011 salió con libertad asistida.

Después de que el hecho trascendió, el Concejo Municipal de Santa Fe en su sesión de ayer resolvió convocar Consejo Ejecutivo de Seguridad Urbana.

Seguí leyendo:

Revelan maltratos y torturas del padre y la madrastra de Diego Román