Australia busca elegir un mandatario que dure mas de dos años

0
4
Scott Morrison, primer ministro de Australia
Scott Morrison, primer ministro de Australia

Los australianos han tenido seis cambios de primer ministro en los últimos doce años como resultado de peleas internas en la coalición de centro derecha del actual premier, Scott Morrison. Ahora, su Partido Liberal espera que los recortes de impuestos y el crecimiento sostenido de la economía de Australia sean suficientes para mantenerlo en su oficina tras las elecciones de este sábado. Su coalición lidera el país desde el 2013, cuando Tony Abbott tomo el poder.

Su contrincante es Bill Shorten, líder del partido Laborista, quien apuesta a que los votantes crean en sus promesas para mejorar la educación y la salud publica.  Además, el crecimiento económico se está desacelerando y el cambio climático se ha convertido en un problema importante después del verano más caluroso del país.

El partido Laborista mantiene una estrecha ventaja según la encuestadora Newspoll, que puso en su último sondeo del lunes a la oposición apenas por delante de la coalición gobernante (51% a 49%). Las encuestas no han cambiado en las últimas dos semanas en base a los dos partidos preferidos. Según el estudio, los Laborista tendrían 77 de los escaños en la cámara baja de Australia, solo un asiento por encima de los 76 requeridos para formar un gobierno. La Coalición tendría 68 escaños, y seis irían a otros partidos.

Australia se caracteriza por su extraordinaria coyuntura económica y sus buenas condiciones de vida.  Se jacta de tener un crecimiento económico ininterrumpido desde hace 27 años, el segundo indice de desarrollo mas alto del mundo, y un PBI de USD 53.799 por persona.

Sin embargo, esto no ha garantizado estabilidad política. El país ha tenido  varios premieres distintos en la ultima década, y los propios partidos no parecen poder ponerse de acuerdo internamente sobre quien los debería liderar. El año pasado, el ex-Primer Ministro Malcom Turnbull fue removido por su propio partido en una movida política de Tony Abbott y la rama conservadora del partido Liberal.

Tony Abbott, premier australiano entre 2013 y 2015 (AP)
Tony Abbott, premier australiano entre 2013 y 2015 (AP)

Esta inestabilidad es tal que ambos candidatos tienen como promesa de campaña permanecer en el cargo durante todo el mandato de tres años, cerrando la puerta giratoria al cargo, dejando la elección del líder de la nación en manos de los votantes y no de los parlamentarios de turno. Si esto se cumple, cualquiera sea el ganador se convertiría en el primer mandatario australiano en completar su término desde John Howard, en el año 2007.

El voto es obligatorio en Australia, un país de 25 millones de habitantes y un 65% de la población registrada para sufragar en estos comicios.

Los australianos elegirán a 150 miembros de la Cámara de Representantes  y 76 escaños del Senado. Para la cámara baja, los votantes deben numerar su elección de candidatos.

Un “1” al lado del nombre de un candidato se considera una primera preferencia, y el candidato que obtiene más del 50 por ciento del total de los primeros votos preferentes es declarado ganador. Si ningún aspirante obtiene al menos el 50 por ciento en los votos de primera preferencia, entonces el candidato con el menor número de votos se elimina y los votos se distribuyen a los contendientes restantes de acuerdo con las segundas preferencias, un proceso que continúa hasta que un candidato alcanza el 50 por ciento.

El líder del partido mayoritario se convierte entonces en primer ministro. Muchos australianos se sorprendieron al saber en 2010 que un gobierno puede cambiar el premier sin consultar a los votantes. Un primer ministro electo solo había sido derribado por su propio partido dos veces antes desde la Segunda Guerra Mundial.

Las elecciones australianas siempre se llevan a cabo los sábados, esta vez el 18 de mayo. Los centros de votación abrirán entre las 8 y las 18 (entre las 21 del viernes y  las 7 del sábado GMT)  y generalmente se ubican en escuelas, iglesias u otros edificios de la comunidad.

Con información de AP