Aumentan las advertencias sobre una recesión de la economía mundial

0
8
Wall Street (AFP)
Wall Street (AFP)

Un días más, otra ronda de malas noticias pone de relieve el riesgo de que la economía mundial se encamine hacia una grave recesión.

China informó el crecimiento más débil de su producción industrial desde 2002. La economía de Alemania se contrajo por el desplome de las exportaciones, y la producción de la zona euro disminuyó en el mayor nivel en más de tres años debido al enfriamiento de la expansión general. Los mercados de bonos de Estados Unidos y Reino Unido enviaron las advertencias más claras de una recesión desde la crisis financiera mundial.

Las noticias de los gigantes económicos hicieron mella en el alivio del mercado a raíz de la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retrasar la aplicación de algunos aranceles a Pekín. Las bolsas europeas caían el miércoles y los bonos subían. La prima entre la deuda del Gobierno a dos años y la de diez años en el Reino Unido y Estados Unidos cayó por debajo de cero, un cambio que generalmente precede a una contracción.

Con el golpe al crecimiento por las disputas comerciales junto con el enfriamiento de la demanda mundial y las crisis geopolíticas, la economía mundial se dirige a su expansión más débil desde la crisis financiera. Los bancos centrales se han apresurado a ofrecer apoyo. La Reserva Federal de Estados Unidos se encuentra entre los que han recortado tasas de interés en las últimas semanas. Se espera que el Banco Central Europeo siga su paso el próximo mes.

La desaceleración también está aumentando la presión sobre los gobiernos para que tomen medidas de estímulo fiscal.

El impacto de las tensiones comerciales “sobre la incertidumbre empresarial en cuanto a un golpe a la confianza de las exportaciones y la inversión es malo, y eso persiste”, dijo Mike Gallagher, jefe de estrategia de Continuum Economics en Londres. “El impulso más amplio sigue siendo negativo para la economía mundial en lo que respecta a la posición comercial”.

Grandes empresas alemanas, como Siemens o Daimler, han emitido advertencias sobre la presión a las ventas y la incertidumbre política. La contracción del 0,1% de la economía, junto con una caída prolongada en las expectativas comerciales, es el resultado de lo que Citigroup describió como una “trinidad impía” de la desaceleración de China, las guerras comerciales de Estados Unidos y el brexit.

“Además del debilitamiento cíclico de la economía mundial, especialmente en China, el rápido conflicto comercial mundial está frenando el crecimiento”, dijo Alexander Krueger, economista jefe de Bankhaus Lampe. “Las condiciones poco claras del brexit y las crecientes tensiones geopolíticas también tienen un efecto amortiguador. Es probable que todos estos factores pesen sobre la actividad económica”.

“El flujo de datos de la industria sigue empeorando, particularmente en la zona euro, que está muy expuesta a la demanda externa”.
– David Powell, economista de Bloomberg

La debilidad ya está afectando fuertemente la zona euro, donde Francia y España también se están desacelerando y la situación de Italia parece cada vez más grave. Las cifras más recientes del miércoles mostraron que la producción industrial en el bloque monetario cayó un 1,6% en junio. El crecimiento económico se desaceleró al 0,2% en el segundo trimestre, la mitad del ritmo de los tres meses anteriores.

Problemas de aranceles

En China, el crecimiento de la industria se desaceleró bruscamente al 4,8% desde 6,3%. El lunes, la segunda mayor economía del mundo informó una caída del crecimiento de la demanda de crédito, agravando la presión para que las autoridades chinas impulsaran el estímulo. En junio, el Gobierno dio a conocer un plan para estimular la demanda de automóviles y productos electrónicos.

El aplazamiento de los aranceles anunciado por Estados Unidos el martes “realmente no cambia la perspectiva de las tensiones comerciales”, dijo Louis Kuijs, economista para Asia de Oxford Economics en Hong Kong. “Esperamos una mayor flexibilización de las políticas en los próximos meses para ayudar a estabilizar el crecimiento ante los vientos en contra”.

Esta semana, Henkel AG, con sede en Düsseldorf, emitió una advertencia sobre beneficios que resumía los problemas de Alemania. La empresa industrial está haciendo frente a una doble presión: la desaceleración en la industria automotriz y una demanda más débil de China; es el mismo entorno que ha afectado a la fabricación en todo el país.

“Alemania se ha convertido en un fabricante global masivo, beneficiándose de tasas de interés más bajas y una moneda más débil de lo que habría tenido si no hubieran estado en el euro”, dijo Trevor Greetham de Royal London Asset Management. “Y ahora el mundo se está desglobalizando y estamos en el punto más bajo del ciclo comercial. Es una presión muy dura”.